Barranquilla Entre Todos  con visión Metropolitana

Colombia ingresa a un nuevo cuatrienio guiado por el gran Pacto por Colombia, Pacto por la equidad, el mensaje de esta apuesta del plan Nacional de desarrollo no sólo marca el rumbo de un país, sino el de todos los territorios que lo integran, colocan en la cúspide del desarrollo la sociedad, la cultura, el desarrollo económico y la asociatividad territorial. 

Es por ello que creemos que es hora de entender a nuestra ciudad con una visión de transformación más ambiciosa, una Barranquilla Entre Todos- Con Visión Metropolitana, que le apueste a la construcción de oportunidades para todos y todas, en donde se socialicen los canales de participación de la ciudadanía, en donde exista una adecuada movilidad, ahorro de energía y de recursos hídricos, disminución de la contaminación auditiva y creación de espacios públicos agradables con accesibilidad a todos y donde existen áreas verdes de gran funcionalidad, es por ello que al igual que nuestra ciudad es momento de hacer crecer nuestros ejes de desarrollo de ciudad hacia estos tres conceptos: 

Barranquilla Metropolitana

Barranquilla encauza su visión metropolitana en el grado de integración socio económica que existe entre la ciudad y los municipios colindantes, hoy, somos el motor de desarrollo de una región en donde predomina la Urbanidad y por supuesto las economías de industria y comercio, sin embargo hoy Barranquilla debe expandir su visión hacia la consolidación de apuestas metropolitana tales comos ser la primera Metrópoli de colombia reconocida por sus características de Metrópoli de Congresos, comercio, industria, logística, Turismo y cultura.

Esta visión de ciudad nos llevará indiscutiblemente a incrementar nuestra capacidad de gestión de recursos ante el gobierno central, así como retornar la importancia que tiene en área metropolitana en las acciones de planeación y la consolidación de asociaciones intermunicipales. Tener una visión Metropolitana nos va a llevar a incrementar nuestra capacidad para resolver problemas ambientales y regionales, a generar un mayor potencial de crecimiento  económico que se expanda con efectos positivos en el ingreso y nivel de vida de las personas, generará un impacto positivo en la recaudación de impuestos debido al incremento del número de contribuyentes, reducirá los costos de producción por mayor cercanía con los servicios, insumos y mano de obra, el mercado será cada vez más grande ante una alta concentración poblaciones, habrá mayor oportunidades laborales y por supuesto tendremos una mayor presencia dentro del campo global, para atraer inversiones extranjeras. 

Hoy Barranquilla y su área metropolitana presenta retos que superar tales como el desempleo, la informalidad, el carácter provisional de la prestación de servicios públicos, debemos dejar de lado lo tradicional e innovar en las apuestas de construcción de sociedad, es por ello que Barranquilla hoy para mí, debe crecer a un nuevo modelo de visión territorial, a un modelo metropolitano en donde podemos con proyectos de amplia escala  hacer frente a aquello que más nos aqueja.

Es justo en ese escenario en donde se enmarcan proyectos de gran envergadura tales como: El desarrollo de un nuevo puerto de aguas profundas, que le devuelva la importancia del comercio industrial y logístico de la región, La Ruta de turismo, que integren a Puerto Colombia, Barranquilla, Soledad, El clúster de tecnología de la Metrópoli de Barranquilla, que nos ubique en la cúspide de las competencias con las grandes ciudades metropolitanas del mundo, un nuevo modelo de transporte que contenga pluralidad de medios, tales como la bicicleta y el gran proyecto el tren ligero de la 30, La segunda circunvalar, Plan de desarrollo ecoturístico metropolitano, y la gran apuesta por potenciar las capacidades en Ciencia, tecnología e innovación, que incremente la competitividad del territorio y reavive la importancia de las universidades en la construcción de investigaciones de amplio alcance, y los lineamientos de políticas públicas de desarrollo tanto de la ciudad como de la transformación del ser humano.  

Esos son los retos que se presentan en este próximo decenio, la ciénaga de Mallorquín quien hoy está más cerca de su crecimiento, transformación y preservación, salvaguardar los escenarios deportivos que hoy le devuelven la importancia al deporte en nuestra ciudad,  la bicicleta como un medio de transporte de primer nivel, y por supuesto la proyección de nuevos escenarios de planeación en donde la participación de la ciudadanía va a ser fundamental, un nuevo POT Metropolitano, un plan especial de movilidad, una policía metropolitana como garante de nuestros derechos, un comité metropolitano de competitividad, y por supuesto un transmetro más arriesgado, y más inclusivo. 

Barranquilla Sustentable 

Barranquilla está en la cúspide de su desarrollo, y pensar en el futuro debe ir de la mano de entender los modelos de sostenibilidad y sustentabilidad de los territorios, una barranquilla visionada como un centro urbano que hace uso racional de los recursos naturales y tecnológicos conforme a las necesidades de su población, es decir, una ciudad con la capacidad de equilibrar las acciones ambientales, sociales y económicas más benéficas para su desarrollo. Una Barranquilla con visión Metropolitana debe tener en claro la importancia de fortalecer sus instituciones para generar mejores escenarios de gobernanza, innovación urbana, sostenibilidad y por supuesto inclusión social. 

Tránsito ecológico: recuperar el tránsito peatonal del centro de la ciudad para recuperar su identidad y mantener vivo su centro históricamente preservado. Barranquilla es motor de desarrollo económico pero sus municipios metropolitanas dinamizan hoy parte del turismo, logística y comercio, es por ello que el desplazamiento de los ciudadanos en la ciudad debe darse de la mejor manera posible, esto exige seguir en la búsqueda de modelos urbanos que permitan el uso de la bicicleta y que minimicen la necesidad de automóviles propios y que sean eficaces en sus mecanismos masivos tales como el transmetro, las líneas unificadas de buses, trenes, entre otros. 

También debemos apostarle a preservar lo público, tales como las plazas, los parques y los espacios de paseo e intercambio son vitales en una ciudad que se piensa en lo global para actuar en o local, así evitar el agobio del calor de hormigón. Y de esa manera propiciar el encuentro entre vecinos, fomentar el deporte  por supuesto crear pulmones vegetales que mejoren la calidad de vida. 

Utilización racional de los recursos: Urbanizar de modo compacto, velar por la calidad del aire y la correcta disposición de aguas servidas, la resiembra de árboles frutales, y evitar el embaulamiento de ríos. Las ciudades deben empezar a crecer preservando los espacios verdes y manteniendo el balance de las fuentes hídricas, Ciénaga de Mallorquín. La clave para el futuro está en las nuevas formas de obtener energías que no contaminen tanto como los combustibles fósiles, hay que empezar a apostarle a escenarios tales como las energías eólicas, hidroeléctricas, solar o geotérmica. Debemos llegar a sostener escenarios eco amigables de gran escala mundial tales como los ha tenido Copenhague en Dinamarca; San Francisco en Estados unidos, Reikiavik en Islandia, Toronto en Canadá o Melbourne en Australia. 

Las 3Rs: Disposición de los desechos: Implementar medidas para la reducción de los desechos así como fortalecer las medidas de saneamiento y reutilización de las aguas servidas. – Separación de los elementos reciclables y biodegradables. 

Igualdad de derechos. Debe ser una prioridad en materias fundamentales tales como el acceso a la salud y la educación, el disfrute de un hábitat saludable y una convivencia digna sin abarrotamientos ni violencia 

 

 

Buy now